Posturas sexuales para aumentar la satisfacción

Posturas sexuales para aumentar la satisfacción

Puesto que el ser humano tiende por naturaleza a los hábitos y a la rutina, en las relaciones sexuales sucede lo mismo. La falta de tiempo o saber lo que nos funciona son los principales motivos por los que dejamos de innovar. Para que esto no pase, os dejamos aquí algunas posturas sexuales que os harán ver el sexo desde otro punto de vista.

Por qué cambiar las posturas sexuales

Aunque el sexo tienda a ser reducido a la penetración y a alguna otra práctica como el sexo oral, lo cierto es que algunas pequeñas variaciones pueden suponer grandes cambios en la experiencia general.

Nuestro cuerpo está lleno de terminaciones nerviosas. La estimulación de ciertas regiones es placentera, sin embargo, factores como la intensidad, el ritmo o las diferentes presiones que pueden ejercerse afectan a las sensaciones que experimentamos.

Innovar a través de las posturas sexuales puede mejorar enormemente nuestra vida sexual. Cada una de ellas nos hará experimentar un placer desconocido hasta ahora. Si quieres descubrir nuevas emociones, presta atención y empieza desde hoy mismo a ponerlas en práctica.

Tortilla francesa

La primera de las posturas sexuales es la tortilla francesa. Él se sienta sobre el suelo y la cama con las piernas estiradas y ella se coloca sobre él a horcajadas y dándole la espalda. Apoyando rodillas y manos puede controlar el ritmo. El hombre mientras, puede acariciarla con las dos manos cómodamente.

Flor de loto

Si buscas una penetración profunda sin renunciar a la complicidad, la segunda de nuestras posturas sexuales es lo que buscas. Él se coloca sentado con las piernas cruzadas y ella se sienta encima y le rodea con las piernas.

El puente

Ella se tumba en la cama bocarriba, y él arrodillado ante ella, levantará sus caderas para poder penetrarla. De esta manera, el peso de ella descansa sobre la cabeza y los hombros. Si es ágil, él podrá estimular también el clítoris.

La caracola

Nuevamente la mujer se tumba bocarriba y eleva las piernas. De manera que coloque los tobillos alrededor de la cabeza de él. Viene a ser una versión avanzada del misionero, que permite tener libertad con las manos.

Dependiendo de la flexibilidad de cada mujer, las piernas pueden rotarse, abrirse o cerrarse más. Podemos experimentar con las sensaciones. Siempre que existe una elevación de piernas, la penetración puede ser muy profunda.

La montaña mágica

Este tipo de posturas sexuales son cómodas y permiten mucha libertad para el movimiento. Él y ella se sientan de frente con las piernas flexionadas. Apoyándose en las manos, ambos podrán mover las caderas y marcar el ritmo, la intensidad o la profundidad. Otro punto positivo de esta postura es que podemos mirarnos directamente a la cara, por lo que resulta muy pasional.

La carretilla

Esta es quizás de las posturas sexuales más complejas, ya que se necesita tener fuerza en los brazos. Ella apoya las manos en el suelo mirando hacia abajo, y el eleva su pelvis y la penetra mientras la sujeta por la cintura. Al mismo tiempo ella rodeará la cadera de él con las piernas, con lo que podrá hacer fuerza también para ayudar con a la penetración más profunda.

Con estas posturas sexuales podremos darle un toque de de pasión a nuestra vida en pareja y alejarnos de la rutina. Experimentar es muy sencillo y muy adictivo cuando se le pilla el gusto. ¿A qué esperas?

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Últimos Comentarios

Artículos Populares