El poder de la experimentación

El poder de la experimentación

Con frecuencia nos conformamos con aquello que conocemos, aunque estemos cansados o ni siquiera nos funcione del todo. La sexualidad, como todo, requiere de práctica, así que hoy te invitamos a conocer el poder de la experimentación.

Cuál es el poder de la experimentación

Aunque el ser humano tiene a crearse unos hábitos y a la rutina, al final todo nos cansa. Realizar el mismo trabajo día tras día, veranear en el mismo lugar y hacer siempre las mismas actividades en nuestro tiempo libre, pueden acabar volviendo loco a cualquiera.

Cuando tenemos una relación estable de pareja, sucede de la misma manera. Con más frecuencia de la que deberíamos, recurrimos a aquello que conocemos y que sabemos que nos va bien. Pero, ¿te has preguntado alguna vez todo lo que te estás perdiendo?

El poder de la experimentación no solo nos sirve para mantener viva la llama en una relación, sino que también nos enseña a conocernos mejor a nosotros mismos. La masturbación es la mejor manera de descubrir nuestro propio placer, pero jugar en pareja también resulta muy divertido.

Trucos para poner en práctica en pareja

A veces simplemente no sabemos qué hacer para innovar en nuestras relaciones sexuales. Para hacerlo más fácil, te dejamos aquí algunos consejos para que descubras el poder de la experimentación.

Experimenta con tu cuerpo en compañía

Como decíamos, la masturbación es el primer paso si queremos descubrir nuestras zonas erógenas y conocer qué tipo de caricias son las que mayor placer nos producen. Sin embargo, el poder de la experimentación en pareja es muy alto.

Así, puedes abrir tu mente y explorar tu cuerpo y el de tu pareja durante las relaciones sexuales. Por ejemplo, si estás realizando una felación o un cunnilingus, puedes acariciarte mientras, o si estás en la penetración y eres mujer, variar los movimientos de tus caderas y tu inclinación poco a poco para explorar las sensaciones en cada posición. Ambos sentiréis diferencias en la intensidad del placer. Además, es una forma excelente de descubrir otras posturas o juegos que nos resulten agradables.

Aprovecha la excitación elevada

Cuando la excitación es muy elevada es el mejor momento para poner en práctica el poder de la experimentación. Si algún tipo de prácticas que te dan reparo, como el sexo anal, cuando estamos muy excitados, y siempre que sintamos curiosidad, es la ocasión perfecta para probar.

En este caso, podrías iniciarte con algunos dedos o con el beso negro. Si te inclinas por otras prácticas, aprovecha el momento y lánzate. En el sexo no hay tiempo para el pudor ni la vergüenza. Déjate llevar y descubre un nuevo mundo de sensaciones.

Atrévete a perder el control

Otro de los problemas más frecuentes en las relaciones sexuales es el miedo a perder el control. Aferrarnos a lo que conocemos o la inseguridad para dejarnos llevar sin complejos nos impiden disfrutar como deberíamos. Si sueles tener un rol activo en las relaciones sexuales, prueba a tener uno más pasivo, y lo mismo a la inversa. El poder de la experimentación nos sorprenderá gratamente.

La sexualidad es mucho más amplia de lo que pensamos, y las posibilidades del poder de la experimentación son prácticamente infinitas. Deja los prejuicios y las ideas preconcebidas a un lado y atrévete con algo diferente.

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Últimos Comentarios

Artículos Populares