El estrés provoca problemas de erección

El estrés provoca problemas de erección

¿Sabías que el estrés provoca problemas de erección? Según las investigaciones más recientes el ritmo de vida estrenaste de la actualidad debilita seriamente el deseo sexual de las personas. En el caso de los hombres, está detrás de la mayoría de los problemas de disfunción eréctil. 

El estrés provoca problemas de erección

Son los hombres en una edad comprendida entre los 30 y los 40 años los que con más frecuencia sufren dificultades en su erección por causa del estrés. En esta etapa vital, se dan muchas presiones externas y situaciones que exigen una fuerte implicación y responsabilidad: carrera profesional, hijos, deudas, divorcio, problemas matrimoniales, etc. 

Cuando el estrés provoca problemas de erección actúa mediante una serie de sustancias químicas. El organismo, al sentirse sometido a situaciones de peligro (el estrés y la ansiedad no dejan de ser percepciones de peligro), comienza a segregar una serie de hormonas. Son las conocidas como las catecolaminas, concretamente nodralenanina  y adrenalina. De esta forma el cuerpo mantiene la presión arterial alta para poder reaccionar de forma efectiva. Estas sustancias químicas son vasoconstrictoras, es decir, hacen que los vasos sanguíneos se contraigan. Así pues, en el momento de la erección, el pene no obtendrá la sangre suficiente para llenar los cuerpos cavernosos que dan lugar la dilatación y la dureza del pene erecto. 

Un exceso de adrenalina en el organismo de forma muy continuada, terminará afectando a la salud sexual del hombre. Por eso, aquellos que están en una etapa de mucho estrés o sufren algún trastorno de ansiedad o depresivo, tienen más probabilidades de padecer problemas de disfunción eréctil. Y es frecuente que tras una serie de fracasos sexuales, el estado ansioso vaya en aumento debido a una mala gestión emocional. Así pues, caer en un bucle es fácil y salir de él puede llevar tiempo si no tomamos las medidas adecuadas.

Cómo evitarlo

A continuación te dejamos algunos consejos que contribuirán a mejorar tus hábitos. De esta forma, mejorará tu ánimo y por consiguiente, tu vida sexual. 

Mantener el equilibrio

Aunque parezca difícil hay que procurar destinarle tiempo suficiente a todos los aspectos de la vida. Desconecta del trabajo fuera del horario laboral y entrégate a tu tiempo de ocio dándole la importancia que merece. 

Deporte

Hacer ejercicios de tipo aeróbico ayuda a fortalecer el sistema cardiovascular, directamente implicado con la circulación y la calidad de nuestras erecciones. También se consigue estimular los niveles de testosterona, lo que mejora automáticamente la libido. Y, además, generarás más endorfinas, que son el antídoto perfecto contra el estrés. 

Relajación

Los ejercicios de relajación son increíblemente beneficiosos cuando tenemos un trabajo muy estresante o estamos pasando por una etapa complicada. Existen muchas modalidades, prueba varias de ellas y quédate con la mejor se adapte a ti. Se constante y aprenderás técnicas que te servirán para el resto de tu vida.

Comunicación de pareja

El fracaso sexual genera una enorme frustración que se debe verbalizar para evitar conflictos de pareja y situaciones de ansiedad o incluso pánico a la intimidad.  Hablar sobre el tema abiertamente hará que os sintáis menos presionados y será más sencillo superar ese bache.

Ayudas naturales

Junto con las anteriores pautas, una opción interesante es recurrir a los vigorizantes naturales. Son productos totalmente naturales, aptos para todos los usuarios, inocuos y sin efectos secundarios. Están compuestos de ingredientes vegetales como el gingko biloba o el gingeng, cuyos efectos sobre el riego sanguíneo y la libido están más que demostrados. 

Así pues, aprendiendo a relativizar y a relajarnos, junto con las ayudas naturales que puedes encontrar en Vigorizantes Nature, podrás volver a disfrutar de una vida sexual plena. 

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Últimos Comentarios

Artículos Populares