Los secretos de la eyaculación femenina

Los secretos de la eyaculación femenina

La eyaculación femenina es una tema que trae de cabeza tanto a hombres como mujeres. ¿Existe o se trata de un mito? La realidad es que es un fenómeno fisiológico que para algunas mujeres es complicado experimentar. La estimulación necesaria para disfrutar de ella es muy específica y la sensibilidad es diferente en cada persona.  

¿Por qué unas sí y otras no?

La comunidad médica ha tenido muchas dudas acerca de la eyaculación femenina. Fue ya entrado el año 2000 cuando comenzó a barajarse la posibilidad de que ese líquido que expulsas algunas mujeres durante el orgasmo, lo fabrican una glándulas conocidas como glándulas de Skene. Son algo así como una próstata femenina. Se sitúan junto al punto G, por lo que al estimular este, es más fácil conseguir uno de esos famosos “squirt”. El fluido se segrega por la uretra y es una sustancia compuesta en su mayoría de suero sanguíneo con trazas de orina.

Pero, ¿por qué algunas mujeres parecen tener mayor facilidad para la eyaculación femenina? Pues aunque todas tienen estas glándulas en su aparato genital, pueden estar más o menos desarrolladas. Por eso algunas no ofrecen respuesta eyaculatoria o no responden tan rápidamente a la estimulación.  Por otra parte, hay estudios que sugieren que en realidad todas las mujeres pueden eyacular durante el orgasmo. Sin embargo, al experimentarse una sensación similar a la salida de la orina, algunas mujeres tienden a tensar la musculatura de la pelvis de forma inconsciente, y el fluido se retrae de nuevo hacia el interior. 

Cómo lograr la eyaculación femenina

Según las encuestas se estima que entre el 10% y el 54% de las mujeres experimentan este tipo de eyacualción más o menos intensa, durante el orgasmo.

 ¿Como conseguir la eyaculación femenina? La forma de hacerlo es estimulando el punto G, otro de los misterios de la sexualidad de la mujer. El punto G es una protuberancia de textura rugosa que se ubica a unos 5 centimetros, en la zona anterior de la vagina. Cuando se presiona y se frota durante un tiempo y con la intensidad adecuada, la mujer experimenta esa sensación de querer orinar que es la previa a la eyaculación. Aquí, el truco está en dejarse llevar en vez de bloquear la salida del fluido, cosa que a menudo se hace de manera automática.  Existen juguetes sexuales específicos para estimular el punto G, que pueden ser un buen recurso para practicar y descubrir este mecanismo de placer un tanto escondido de la anatomía femenina. Si vas a dedicarte a explorar, sola o en pareja, recuerda que utilizar un buen lubricante servirá para aumentar las sensaciones de placer durante la penetración.

Si no se consigue en las primeras veces y es algo que queremos experimentar, no hay que desalentarse. Cada mujer tiene una constitución anatómica diferente y en función de ello, será más o menos difícil, pero con paciencia, toda mujer puede disfrutar de una eyaculación femenina.

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Últimos Comentarios

Artículos Populares