Cómo superar los tabúes sexuales

Cómo superar los tabúes sexuales

Los tabúes son inhibiciones que aprendemos a través de la educación recibida. En entornos muy conservadores, la sexualidad siempre sale perjudicada. Sin embargo, puesto que todo tiene solución, es posible superar los tabúes sexuales.

Qué son los tabúes sexuales

Un tabú es algo que, dentro de una sociedad, se considera incorrecto o censurable. En realidad, no tienen ninguna base, ya que estos difieren en cada cultura, aunque por norma, suelen estar influenciados por la religión y el patriarcado, es decir, el machismo.

Para superar los tabúes sexuales debemos ser conscientes de que no estamos haciendo nada malo. Y todas las consecuencias negativas que se les suele atribuir, no son más que una mentira para disuadirnos de sus prácticas.

Puesto que los aprendemos en la infancia, superar los tabúes sexuales requiere de un esfuerzo. No obstante, la mayoría de ellos afectan a las mujeres, ya que es su sexualidad la que todavía hoy es invisibilizada y reprimida.

En cualquier caso, la finalidad es siempre limitar la satisfacción que se obtiene. Como mencionábamos antes, las religiones, que tienden al castigo y a la renuncia al placer, son las principales responsables de esta limitación que sufrimos para experimentar con nuestro propio cuerpo y las capacidades que tiene de manera natural.

Cómo superar los tabúes sexuales

Después de la propia temática de la sexualidad, el siguiente tabú al que nos enfrentamos es al de la masturbación. Aunque mal visto, es una forma de conocerse a sí mismo y al propio cuerpo. Con ella, se relacionan multitud de enfermedades y de males, tales como ceguera, acné o pérdida del cabello.

La masturbación femenina está aún peor vista o menos aceptada. De ahí que sean ellos quienes admitan abiertamente que realizan esta práctica. Para superar los tabúes sexuales relacionados con la masturbación, simplemente debemos hacerlo.

Practicarla es natural, lo antinatural es su condena. Además, a través de ella es como lograremos saber aquello que nos gusta, y que nos será de gran ayuda cuando mantengamos relaciones sexuales con alguien.

El segundo tabú versa sobre el sexo anal. Aunque el recto desempeña la misma función en hombres y mujeres, se considera más natural practicárselo a la mujer. Probablemente porque ella es penetrada de otra manera mientras que los hombres no.

Superar los tabúes sexuales de este tipo es posible si nos olvidamos del mito de la virilidad. A través del ano se accede al punto P del hombre; la próstata. Una región extremadamente placentera que puede provocar orgasmos muy poderosos. Puesto que nuestra intimidad es cosa nuestra, no hay por qué temer la experimentación con esta zona del cuerpo.

Por último, el sexo oral también puede considerarse un tabú. Bien porque no se relaciona con la reproducción o porque los genitales pueden causarnos rechazo. Para superar los tabúes sexuales relacionados con el sexo oral debemos aceptar nuestro cuerpo tal y como es, sin complejos. Todos iguales pero diferentes, y con la única finalidad de proporcionarnos placer.

Superar los tabúes sexuales puede llevarnos tiempo. Sin embargo, cuando antes aceptemos que no son más que una limitación social y cultural, antes comenzaremos a disfrutar de todas las sensaciones que nuestro cuerpo puede proporcionarnos.

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Últimos Comentarios

Artículos Populares