Cómo acariciar los testículos de un hombre

Cómo acariciar los testículos de un hombre

Ya hemos mencionado en más de una ocasión que las relaciones sexuales en nuestra sociedad son coitocéntricas. Es decir, se centran en la penetración dando demasiada importancia al pene y a la vagina. Esta visión tan limitada deja de lado otras zonas erógenas del cuerpo de la mujer y también del hombre. Así que hoy vamos a aprender a acariciar los testículos para mejorar nuestras relaciones.

Por qué acariciar los testículos

Los testículos son una parte muy importante de la anatomía de un hombre, y no solo por su función reproductiva. Aunque allí es donde se genera y se guarda el esperma hasta que es expulsado, sirven para mucho más que para procrear. Además, son una zona muy valorada por los propios hombres, puesto que siempre se han relacionado con la valentía y la virilidad.

Pero dejando a un lado las creencias sin base científica, lo cierto es que acariciar los testículos resulta muy placentero para ellos. Sin embargo, al tratarse de una zona muy delicada, debemos saber cómo hacerlo, ya que de lo contrario podemos hacer daño.

Si quieres proporcionarle a tu pareja el máximo placer durante las relaciones sexuales, este artículo es para ti. Sigue leyendo que te contamos cómo acariciar los testículos para tener una experiencia inolvidable.

Cómo hay que acariciar los testículos

Haz que formen parte del sexo oral

Las relaciones sexuales no tienen por qué implicar siempre la penetración, o al menos, no deben girar en torno a ella. El sexo oral es extremadamente placentero, además, es la mejor forma de conseguir que la excitación vaya en aumento.

Al mismo tiempo que comenzamos a acariciar el pene con la mano y con la boca, podemos deslizar aquella hacia estos. Al acariciar los testículos debemos hacerlo con delicadeza, puesto que como notaremos, no tienen la dureza del pene. Podemos besarlos, lamerlos e incluso succionarlos, pero siempre con cuidado.

Juega con ellos

Además de la técnica más intensa como es la succión, también podemos acariciar los testículos jugando con ellos. Podemos colocarlos en la palma de nuestra mano y moverlos entre los dedos. Si lo deseamos y él se muestra receptivo, es posible aplicar un poco de presión. Observa siempre cómo reacciona y si no tienes claro cómo proceder, lo mejor es preguntar.

Ten en cuenta que un golpe o una mordedura en esta zona puede llegar a ser muy dolorosa. Además, provocará la interrupción y probablemente el fin del encuentro sexual.

Acércate a su ano

El ano para los hombres heterosexuales es una zona prohibida, sin embargo, esconde mucho placer. Aunque no es necesario llegar hasta él al acariciar los testículos, sí podemos movernos en las proximidades. Si avanzamos lento pero seguro, podremos proporcionar mucho placer sin que resulte preocupante para ellos.

La zona del perineo está llena de terminaciones nerviosas, por lo que si la incluimos al acariciar los testículos, la satisfacción será mucho mayor. Mientras utilizamos nuestra boca, podemos acariciar con las yemas de los dedos esta región, al tiempo que los sujetamos en la mano aplicando cierta presión.

Puesto que no todos los hombres reaccionan igual al acariciar los testículos, la mejor opción es atreverse a indagar. Lo más probable es que tu pareja sexual recuerde este encuentro con una sonrisa y quiera repetir más pronto que tarde.

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Últimos Comentarios

Artículos Populares