¿Sabes estimular el punto G?

¿Sabes estimular el punto G?

Si la sexualidad femenina es todavía hoy un misterio, hablar del punto G puede complicar aún más el panorama. No obstante, si queremos convertirnos en expertos en dar placer a una mujer, debemos conocer cómo estimular el punto G. ¿Te animas a descubrirlo?

Qué es el punto G y dónde se encuentra

Como ya deberíamos tener claro, el epicentro de la sexualidad femenina es el clítoris. Sin embargo, este pequeño órgano no consta solo de la parte externa que podemos observar. Sus ramificaciones descienden y están conectadas internamente con la vagina. Por este motivo, estimular el punto G resulta tan placentero.

¿Pero dónde se encuentra exactamente? Esta región está ubicada en el interior de la vagina, a pocos centímetros de la entrada y en su cara anterior. Es decir, en dirección hacia la vejiga y no hacia el ano. Se le llama así porque el primer doctor en mencionar su existencia, allá por 1044, se llamaba Grafenberg.

Todavía hoy, a pesar del transcurso de los años, estimular el punto G es una asignatura pendiente para muchos. Pero no solo para ellos, sino también para ellas, ya que muchas mujeres ni siquiera son conscientes del placer que proporciona esta pequeña región.

Así, estimular el punto G puede llegar a producir orgasmos de gran intensidad. La dificultad se encuentra en localizar esta zona concreta. No obstante, su superficie es diferente a la del resto de la vagina, por lo que si tocamos con las manos, podremos identificarla.Vamos a conocer a continuación cómo podemos estimular el punto G.

Cómo estimular el punto G

Ahora que ya sabemos dónde se encuentra esta pequeña zona, es hora de conocer cómo estimular el punto G. Hay que tener en cuenta que la ubicación no tiene por qué ser exacta, así que aunque la media es a unos 4 cm de la entrada de la vagina, esto puede variar de una mujer a otra.

Aprender en solitario puede ser una idea interesante, ya que de este modo podremos guiar con mayor facilidad a nuestras parejas. Si no, podemos utilizar tanto sus manos como algún juguete sexual. En la actualidad existen algunos que son específicos para estimular el punto G.

Si decidimos experimentar con los dedos, habrá que estar pendientes a una zona rugosa con pequeños gránulos. Además, se encuentre levemente abultada. Si al frotar con suavidad esta zona la mujer siente ganas de orinar, podremos decir que hemos logrado estimular el punto G. Como sucede con el clítoris, la zona se endurecerá y se hinchará.

Algunas mujeres pueden sentir que la estimulación directa de esta zona es molesta si no están lo suficientemente excitadas. Además, las ganas de orinar pueden hacer que no se quiera continuar con la práctica. No obstante, si continuamos, es muy probable que de forma inesperada se experimente un orgasmo de gran intensidad.

Todo dependerá de la decisión que la mujer tome. Quizás, en una primera toma de contacto es preferible experimentar solas. Si no, basta con dejarse llevar y ver qué sucede. ¡Nada malo puede venir al estimular el punto G!

Publicaciones Relacionadas:

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Últimos Comentarios

Artículos Populares